viernes, 3 de junio de 2011

La Caries

La Caries, es una afección que poco a poco debilita y provoca dolor en los dientes. Es provocada por miles de microbios que se alojan en la cavidad bucal. Algunos factores que influyen directamente en el desarrollo de esta enfermedad son los siguientes:

Mala higiene bucal, restos alimenticios y sarros en los dientes, fisura y posición de los dientes, salud general deficiente, poco consumo de alimentos que aportan calcio, flúor, vitaminas, etc. o problemas en el organismo para absorber dichas sustancias, también influye la composición orgánica e inorgánica, cantidad, viscosidad y la presencia o ausencia de factores antibacterianos, así como el ph (grado de acidez) de la saliva.

Se manifiesta en tres fases: En la primera fase la lesión se produce en la superficie dental, si esta no se detiene o elimina esta progresa hacia la parte de adentro llegando hasta la pulpa. En la segunda fase se ven afectados los tejidos duros y la dentina (segunda capa del diente); puede haber ausencia de sensaciones dolorosas y si las hay son leves. En la última fase, la cavidad es profunda y hay dolor cuando el alimento penetra en la cavidad.

Para evitar complicaciones es recomendable seguir medidas de acuerdo a la fase en que se encuentren los dientes, algunas de ellas son: Cepillar los dientes después de cada comida, antes de acostarse y después de comer dulces, la limpieza incluye lavado de dientes y muelas, lengua y encías. Si no se dispone de pasta dental, en su lugar se puede utilizar sal o bicarbonato. Si no se tiene cepillo en su lugar amarrar un pedacito de tela áspera en la punta de un palito o alrededor del dedo y utilizarlo al igual que el cepillo dental.

Tratamiento de esta enfermedad con los siguientes remedios caseros: Si la caries no es muy profunda y duele mucho, una vez limpiado bien la cavidad, introducir un clavo de olor en la cavidad o también una gota de xylocaina en un algodón. Para el dolor se recomienda el ajo y enjuagues bucales con te de plantas como el eucalipto o albahaca, tibios y sin endulzar.

Puedes utilizar cualquiera de estos 4 tratamientos para esta enfermedad: El primer tratamiento es con el ajo, para prepararlo debes pelar un diente de ajo y prensarlo con los dientes y su dosis es aplicar un diente de ajo localmente las veces que sea necesario hasta calmar el dolor.

El segundo tratamiento es con la Higuera, para prepararlo agregar una hoja de higuera en 1 litro de agua y hervirla, su dosis es hacer enjuagues bucales y aplicación local al mismo tiempo las veces que sea necesario, hasta calmar el dolor.

El tercer tratamiento es con el eucalipto, para prepararlo agregar una cucharada de la hoja seca y picada en una taza de agua hirviendo; su dosis es hacer enjuagues bucales las veces que sea necesario hasta calmar el dolor.

El cuarto tratamiento es con la albahaca, para prepararlo agregar una cucharada de la hoja seca y picada en una taza de agua hirviendo; su dosis es hacer enjuagues bucales las veces que sea necesario hasta calmar el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada