domingo, 31 de julio de 2011

Flujo Vaginal

El Flujo Vaginal, son secreciones producidas por el epitelio de la vagina que la mantienen limpia y húmeda. El flujo anormal suele ir acompañado de cambios en olor, dolor, picor persistente, sangrado, etc. En la primera mitad del ciclo, bajo la influencia de los estrógenos, el flujo es fino, transparente, muy elástico y casi líquido; después de la ovulación cuando se produce progesterona, las características del flujo cambian por completo y se vuelve espeso, opaco y gelatinoso. Durante el embarazo el flujo es espeso y de color blanco. El flujo aumenta cuando hay excitación sexual lo cual sirve como lubricante para el contacto y prepara el camino para el coito.

El Flujo Vaginal, sufre cambios por diferentes motivos como el embarazo, menopausia, infecciones, erosiones como ulceras internas, pólipos que son bultos o hinchazón patológica que se desarrolla a expensas de alguno de los elementos de una membrana mucosa y también sufre cambios por el uso de algunos métodos anticonceptivos.

El Flujo Vaginal, puede causar que cuando hay la posibilidad de un pólipo en la cerviz sede salpicado de sangre a mitad del ciclo o tras el coito. Cuando hay erosión cervical seda un flujo de color café. Cuando hay dolor lumbar o abdominal y ganas de vomitar pude ser a causa de una infección cervical posiblemente debida a una enfermedad de transmisión sexual como la gonorrea. Flujo espeso de color blanco con prurito en la vulva por lo cual puede ser a causa de una candidiasis vaginal, esto es más frecuente con el embarazo o con el uso frecuente de antibióticos. Flujo verde-amarillo con olor desagradable lo cual puede darse por una tricomoniasis, enfermedad de transmisión sexual. Aumento de flujo al estar embarazada o al tomar píldoras anticonceptivas o cuando se le a colocado un DIU; este aumento de flujo es normal.

Algunas recomendaciones serían las siguientes: No utilizar desodorantes o perfumes íntimos ya que puede producir alergias. Al finalizar de lavar la ropa íntima evitar que quede presencia de jabón o cloro ya que pude irritar los genitales. Al tener relaciones sexuales, realizarse una revisión ginecológica y Papanicolaou anualmente. Usar preservativos para evitar las enfermedades sexuales. Eliminar los azucares y harinas refinadas ya que intoxican el organismo y favorece el aumento de determinadas infecciones. Higiene diaria de la zona genital externa, nunca debe introducir agua, jabón, ni otros productos en el interior de la vagina ya que rompe las defensas inmunológicas. Nunca debe utilizar ropa interior elaborada con tejidos artificiales ya que propician el desarrollo de hongos y evitan la transpiración de la zona genital; por otra parte si debe utilizar ropa interior elaborada a base de algodón.

Puedes elegir entre cualquiera de estos 2 tratamientos con plantas medicinales:

Tratamiento con Ajo: para prepararlo pelar 1 diente de ajo y envolverlo en una gasa, anudándolo con un hilo para facilitar su retiro de la vagina; su dosis es aplicar un ovulo de ajo cada 8 horas; la duración del tratamiento es de 7 días.

Tratamiento con Manzanilla 1: para prepararlo agregar 10-15 cucharadas de flor y el tallo en un balde de agua hirviendo; su dosis es realizar baños de asiento por 15 minutos una vez al día cuando el agua este tibia; la duración del tratamiento es de 7-10 días.

Tratamiento con Manzanilla 2: para prepararlo agregar 1 cucharada de flor de manzanilla en una taza de agua hirviendo; su dosis es aplicar ducha vaginal 1 vez al día antes de la aplicación de los óvulos; la duración del tratamiento es de 7-10 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada